El “Efecto Kate Middleton” hizo que una joven diseñadora de 25 años tuviera que cerrar su empresa

Cuando Kate Middleton -o alguno de sus hijos-, aparecen en público vistiendo alguna prenda que llama la atención, aunque sea un poco, aquella pieza de ropa se vuelve un éxito de ventas absoluto. Y no es un decir ni una exageración, sino que hablamos de un hecho comprobado que terminó siendo tan extremo que acabo con la empresa de una diseñadora brasileña.

En 2016, Kate asistió a una ceremonia junto al Príncipe William usando un abrigo rojo de Zara, una prenda accesible que muchas personas tenían el poder adquisitivo para comprar. Así que eso hicieron y en menos de 48 horas estaba agotado.

Y esto no solo aplica a la duquesa, sino que también a sus hijos. Por ejemplo, cuando el Príncipe George fue presentado en sociedad cuando tenía apenas dos días de nacido, la manta de lana que utilizaba, de GH Hurt & Son, se duplicó en ventas y el sitio de la marca colapsó por la cantidad de pedidos.

Carl Court

Lo mismo ocurrió con el sweater de John Lewis -una tienda departamental- que la Princesa Charlotte usó el la foto oficial de su cumpleaños número dos. Esta vez, en cosa de minutos ya no había stock de la prenda.

Así que uno podría pensar que todos los diseñadores y tiendas están sumamente felices cada vez que Kate o alguno de sus hijos usan algunas de sus prendas, pero para Daniella Helayel significó el fin de su empresa.

Issa, la marca de la joven brasileña de entonces 25 años, era una empresa que vestía a famosas como Scarlett Johansson o Jennifer Lopez, pero que en 2010 estaba pasando por problemas financieros.

Ese año, Kate y William anunciaron su compromiso y la princesa decidió utilizar un vestido de su marca para oficializarlo. Obviamente, en menos de cinco minutos se volvió una sensación y la página de Issa se llenó de pedidos del vestido.

AP

“Esa mañana fui al yoga como de costumbre, y luego recibí una llamada de un amigo que me contó sobre el compromiso real. Todo fue muy emocionante. No teníamos televisión en el estudio y esto era antes de Instagram, pero pronto supimos que Kate llevaba puesto a Issa porque a las cuatro en punto, los teléfonos comenzaron a sonar y no se detuvieron. Fue una locura”.

Daniella Helayel a Dailymail.

Daniella no sabía que Kate usaría su vestido para anunciar su compromiso, así que no tenía stock preparado para lo que se avecinaba.

“Desde el día del anuncio del compromiso real, nuestras ventas se duplicaron. No tenía dinero para financiar la producción en esa escala. El banco tampoco me dio un crédito y la fábrica me exigía el pago de las cuentas. Así que necesitaba un inversor”.

Daniella Helayel a Dailymail.

AP

Ese inversor fue Camilla Al-Fayed, hermana de Dodi Al-Fayed quien murió junto a la Princesa Diana en su trágico accidente y con quien Daniella era amiga desde pequeñas. Al principio, todo funcionó perfectamente porque Camilla conocía el negocio de la moda, así que aunque vendió el 51% de su empresa se sentía tranquila.

Hola

El problema fue que dos años después, Camilla contrató a un nuevo gerente general que quería que la empresa fuera en una dirección completamente distinta a la que Daniella perseguía.

“Me fui porque no podía más. Me sentí tan estresada que mi cabello se puso blanco y comenzó a caerse. Estaba destrozada al final. Tenía un gran negocio, que había construido por mi cuenta durante más de una década. Verlo evaporarse fue desgarrador. Me tomó dos años y no diseñé nada.

Fue muy doloroso. No creo que la gente se dé cuenta de cuánto he sufrido, pero siempre he creído que lo que no te mata te hace más fuerte. Hice mucho yoga, viajé a Los Ángeles y Asia y volví a ver a mi familia en Brasil”.

Daniella Helayel a Dailymail.

Con los años, Daniella comenzó a trabajar en una nueva marca con la que trata de hacerse camino,  nuevamente, en la industria de la moda. Sin embargo, no creo que olvide nunca el día en que un simple vestido que Kate Middleton usó arruinó su trabajo de años.

PUBLICADO ORIGINALMENTE EN: http://www.upsocl.com/cultura-y-entretencion/el-efecto-kate-middleton-hizo-que-una-joven-disenadora-de-25-anos-tuviera-que-cerrar-su-empresa/

You may also like...