Su mandíbula torcida le impedía respirar y llevar una vida normal. Fue salvado y ahora sólo agradece

Cuando rescataron a este pequeño gatito de las calles de Los Angeles (EE.UU), sabían que el desafío que se les venía por delante sería muy demandante. Además de tener varias enfermedades, el felino tenía una malformación en su mandíbula, la que se veía torcida y desalineada.

Friends for Life Rescue Network

Al momento del rescate, el gatito estaba en los huesos y cubierto de pulgas. Por otra parte, lo que pasaba dentro de su cuerpo no era mejor: tenía una infección respiratoria y una severa hernia umbilical que necesitaba ser reparada lo antes posible. El hambre lo poseía y se devoró las dos latas de comida que le dieron, antes de quedarse profundamente dormido en su nueva cama.

Después de la merecida siesta, salió la personalidad real de este pequeño bautizado como Pinocchio, demandando caricias y atención de sus cuidadores. «Es una máquina de ronroneos, bullicioso, curioso, juguetón y muy dulce», dice Jacqueline DeAmor, fundadora de la protectora Friends for Life Rescue Network.

Friends for Life Rescue Network

Pinocchio nació con una deformidad craneal congénita, que afectó su nariz y hocico y derivó en su mandíbula torcida. Sin embargo, el felino de sólo 3 meses no dejó que nada se interpusiera en su camino y demostró querer vivir con sus ganas de jugar y compartir.

Poco después de llegar, el tratamiento comenzó a hacer efecto y Pinocchio ganó peso y fuerza. Sin embargo, ese era el primer paso para comenzar con una serie de cirugías para reconstruir su rostro y sanar sus dolencias.

Friends for Life Rescue Network

A medida que fue creciendo, los veterinarios se dieron cuenta que el hueso pectoral del gatito estaba curvándose hacia adentro, impidiendo que sus pulmones se expandieran totalmente. La semana pasada, Pinocchio fue operado de dicho hueso y además de su hernia umbilical.

El pequeño se recuperó de la operación como un guerrero. Cuando fueron a visitarlo, respondió con cariñosos ronroneos y mucha felicidad, sabiendo que debía agradecer a la gente que le salvó la vida. Después de un par de días, llegó la hora del alta y se fue a casa de Jacqueline para el post-operatorio. Y como era de esperarse, su mejoría sigue viento en popa.

Friends for Life Rescue Network

«Ayer volví a casa y me encontré con un pequeño muy juguetón que quería muchas caricias. Ha estado muy activo y sintiéndose mucho mejor. Su espíritu siegue siendo el mismo de siempre: un valiente y dulce querubín con los ronroneos más grandes de todos».

Jacqueline DeAmor, fundadora de la protectora Friends for Life Rescue Network, a Love Meow

Por ahora, Pinocchio no podría estar mejor en casa de Jacqueline. Cuando su recuperación esté más avanzada, se irá a una casa de acogida para conocer a algunos colegas felinos y comenzar su vida de la mejor manera.

Publicado originalmente en http://www.upsocl.com/verde/su-mandibula-torcida-le-impedia-respirar-y-llevar-una-vida-normal-fue-salvado-y-ahora-solo-agradece/